Tu creías que tu familia se ampliaba con un perro peludo y no,de repente cuando vuelves a casa,descubres que tienes una piraña que se come todo lo que se encuentra al alcance de su pata...

Por suerte,como todo en esta vida,todo se trata de paciencia cuando estas educando a un perro,ya sea cachorro o adulto,la diferencia es que el cachorro va a morder por necesidad al estar echando los dientes,así calman la ansiedad que les causa el dolor del crecimiento de las encías, y eso se pasa con la edad,y en el caso de los adultos muerden por aburrimiento o ansiedad por separación.

                                               

Los perros son animales sociales,necesitan estar en manada,así que cuando les dejamos solos en casa se sienten desprotegidos,y muchos intentan salir de ella para encontrar a su dueño y reunirse con su manada...son instintos ancestrales.

Lo primero es cortar esa manía desde el principio,antes de que se convierta en costumbre,ya sea adulto o cachorro.

Para ello, algo imprescindible es que no le demos nunca nuestras cosas viejas para que juegue con ellas o se relaje,ni se las dejemos cuando nos vamos porque así creamos que no nos echaran de menos...si cogen esta costumbre,cuando nos vayamos querrá tener cualquier cosa que lleve nuestro olor.

                                                 

Cuando salgamos de casa,procurad no dejar a su alcance nada que pueda coger,mandos,bolis,zapatos...esto es una colección de cosas que más le gustaban a Max cuando era cachorro piraña....

Reconozco que cometí un error al ver que se había comido el rodapiés del pasillo, tomé la decisión de dejarle en la cocina con la puerta cerrada,tenia su camita y sus juguetes,y allí dormía siempre tranquilamente por la noche,así que no calcule bien que de día mientras estábamos trabajando arañaría la puerta hasta dejarla en tirillas....No soporta sentirse encerrado,como la mayoría así que cambiamos de estrategia,solo cerramos las puertas que sabe que no puede entrar,el dormitorio y los baños,así no hay problemas.

                                                

Lo mas importante es acostumbrarle a las rutinas de paseo,juego y comida cuanto antes,son animales de costumbres y necesitan su tiempo...Depende de la edad y de la raza,necesitan mas o menos ejercicio,eso es algo que tienes que ver de antemano,el tiempo de que dispones,porque si es una raza muy activa,necesitará mucho ejercicio a primera hora para que se relaje y se canse,así cuando te vayas de casa estará mas relajado y evitaremos el temido aburrimiento y sus consecuencias.

Practica con el juegos de inteligencia (esconde premios por la casa,juega al escondite con el) o utiliza el conocido kong,nosotros lo tenemos en formato de chupete,y se lo pasa pipa con el,le metes chuches perrunas o cosas que le gusten mucho y le distrae un montón.

                                                 

Nunca le riñas cuando llegues a casa y veas el estropicio,el no va a entender porque le riñes,solo dile un enérgico NO cuando le pilles haciéndolo,y así repetidamente..un día y otro día...

Se trata de cansarle y dejarle relajado mental y fisicamente,así tendremos un perro equilibrado que no volcará su frustración en tus objetos personales.

Resumen: Mens sana in corpore sano,te suena?No somos tan diferentes,Bedog.